sábado, 5 de julio de 2008

El Salvador: ¿A quién le corresponde?, Se sigue exhibiendo pornografía infantil en la calle.


El Diario de Hoy de El Salvador publica una noticia el día 4 de julio de 2008, que los discos de pornografía infantil se siguen vendiendo en la calle sin ninguna restricción ni control legal de parte de las autoridades públicas, razón por la cual los vendedores de discos piratas se autorregularan. Uno de los dirigentes de los vendedores dijo que: "El acuerdo aún no se ha cumplido a totalidad debido a que se requiere de un proceso de difusión interna a nivel de los socios de las gremiales de informales"; refiriéndose a la medida de dejar de vender ese tipo de discos en la calle y que quien no cumpla con la medida, puede ser sancionado hasta con el cierre del puesto de venta.

Ahora, de ese tipo de acciones y declaraciones podemos sacar varias conclusiones y muchas interrogantes.

En El Salvador tenemos un Código Penal que regula aquellas conductas contrarias a la ley, las cuales tienen una consecuencia jurídica a quien las violente. Para el caso de la venta de pornografía infantil el Art. 172 establece:

"El que por cualquier medio directo, inclusive a través de medios electrónicos, fabricare, transfiriere, difundiere, distribuyere, alquilare, vendiere, ofreciere, produjere, ejecutare, exhibiere o mostrare, películas, revistas, pasquines o cualquier otro material pornográfico entre menores de dieciocho años de edad o deficientes mentales, será sancionado con prisión de tres a cinco años".

Esta norma está vigente desde el mes de enero del año 2004 y se ha encargado a la Fiscalía General de la República la investigación de delitos y este tipo penal se persigue de oficio, no se requiere denuncia previa para investigar y enjuiciar a quienes venden discos de esta naturaleza en la calle a la vista de todos, de niños y niñas especialmente, quienes ven este tipo de material como bueno y nadie hace nada, creeran que es bueno toda su vida.

Y es que no comprendemos cómo es que se les está pidiendo a los vendedores que se auto-regulen en la venta de pornografía infantil, la policía y la Fiscalía deben de llegar, decomisar y enjuiciar a quienes sorprendan vendiendo ese material y no por el delito de violación a la propiedad intelectual, sino por venta de pornografía infantil.

Se valora o se ponderan los derechos mayormente afectados: estamos ante la pornografía infantil frente al uso de software, música y películas piratas.... ¿qué se debe de investigar con prioridad?...pues el primer delito tiene que ser.

No son medidas de difusión o autorregulación entre vendedores para dejar de vender pornografía infantil, es detención y enjuiciamiento, no hay vuelta de hoja.

Y algo seguro es que los vendedores tendrán ese material escondido para seguirlo vendiendo, ellos sólo quieren vender para comer.

En la noticia se hace ver que las autoridades públicas no hacen nada al respecto y ya es tiempo de que se empiece a perseguir ese delito con prioridad. La alcladíoa municipal puede hacer su parte, promoviendo la prohibición de venta de pornografía infantil mediante rótulos de advertencia.

Otra cosas más que llama la atención es el hecho de la procedencia de ese material, que seguramente lo bajan de la internet, donde es fácil conseguirlo, por lo que la policía y la fiscalía tiene que tener unidades de investigaciópn de delitos telemáticos y cortar el servicio de Internet a las direcciones Ip que bajan esos archivos. Así de sencillo.

No hay comentarios.: