martes, 20 de septiembre de 2011

Protección de Datos, Tecnología y Delincuencia

En el año 2008 El Salvador contaba con 6,6 millones de celulares para una población de 5,8 millones, para este año 2011 seguro ha aumentando considerablemente, lo que significa que hay más teléfonos celulares o móviles que habitantes.

Desde INDATA creemos que un número tan elevado de móviles debe de ser usado también a favor de la misma sociedad, golpeada por la delincuencia. Encontrar una respuesta no es fácil, primero, hay que resguardar legalmente los datos personales, como el número de celular de cada salvadoreño, segundo, hay que sentarse a pensar en cómo la tecnología puede ser aliada de la justicia. Las persona común y las instituciones públicas y privadas usan las TICS (tecnologías de la Información) para estar en contacto rápido, negocios, diversión o como desestresante, dígase facebook, youtube, etc.

Agreguemos que la mayoría de móviles ya son usados con Internet (pero aún es un servicio lento), y muchas personas ya ni encienden sus laptops o PC de escritorio para navegar, pasan días y hasta semanas apagados. Desde el móvil se habla, se navega, se chatea, se toman fotos, se graban videos, se hace de todo, es la computadora de bolsillo más usada y lo será siempre hasta que aparezcan tecnologías que andarán unidas al cuerpo humano todo el tiempo.

Si "todo el  mundo" tiene ya un móvil en sus manos y no se lo despega casi nunca, hay que aprovechar ese hecho que no creemos vaya a cambiar, entonces, además de servir de diversión y comunicación, el Estado debe de utilizarlo para otros fines en beneficio de la comunidad y como denuncia ciudadana.

En la actualidad en materia penal se admite ya la prueba electrónica, como una foto o video tomado desde un móvil que capte hechos irregulares, podría ser validado en un juicio penal con el debido resguardo de los datos personales del ciudadano denunciante. Muchos videos zurcan la red tomados desde un balcón o ventana en altas horas de la noche y se pueden observar personas cometiendo muchos hechos.

Un problema a resolver es cómo lograr que un ciudadano se sienta seguro de dar aviso a las autoridades de un delito de forma electrónica, si sus datos sabe que no estaràn seguros. Es difícil pero no imposible mantener en resguardo esa información, pero tenemos que actuar, sentarnos y pensar, para hallar una forma de mantener a salvo toda información relacionada con las denuncias o la vida privada de los ciudadnos. Si un video o foto son claros ,  y no hay duda alguna de su perpetrador, entonces, ¿que razón hay para hacer desfilar al denunciante en un juicio penal?, que desfile la prueba electrónica.

La videovigilancia pueda ser a respuesta, ya que se podría prescindir de un denunciante físico, al ser la propia cámara el testigo fiel que captará todo y que luego desfilará en juicio. Recientemente se publicó en la Web una noticia sobre asesinatos de personas que utilizaron las redes sociales para denunciar delitos, lo que es lamentable. Algo falló. La pérdida de valores humanos en la sociedad, el desinterés en la religión para acercarse a DIOS, y la ambición, hace que sucedan estas cosas.

Pero las TIC's  pueden servir para muchas cosas más, como informar el estado del tiempo, peligros inminentes, accidentes o denunciar violencia intrafamiliar o robos, es decir, que el ciudadano esté conectado con las autoridades públicas o municipales para recibir beneficios o denunciar hechos. Asimismo, puede utilizarse el teléfono para la educación a distancia o para que los educadores estén conectados con los padres, e informarles notas, comportamientos, reuniones, etc. El pago de impuestos en línea es un buen servicio, pero que beneficia en primer momento al propio Estado, no al ciudadano, a quien sólo le facilitan las cosas. Existen una infinidad de cosas que pueden hacerse con el teléfono móvil o celular en la era moderna que vivimos. Es cuestión de sentarse a pensar y luego surgirán las ideas, pero que esas ideas estén libres de lucro, más bien, llenas de bienestar común.

Desde compradores y vendedores de bases de datos de todo tipo, como de tarjetahabientes del sistema financiero de El Salvador, pueden encontrase fácilmente en la red (imagen proporcionada gracias a un cibernauta), hasta pandillas que usan las redes sociales para comunicarse, representan retos importantes a vencer, que sólo mediante leyes que castiguen esos hechos podrán superarse.

No hay comentarios.: