martes, 20 de septiembre de 2011

Protección de Datos, Tecnología y Delincuencia

En el año 2008 El Salvador contaba con 6,6 millones de celulares para una población de 5,8 millones, para este año 2011 seguro ha aumentando considerablemente, lo que significa que hay más teléfonos celulares o móviles que habitantes.

Desde INDATA creemos que un número tan elevado de móviles debe de ser usado también a favor de la misma sociedad, golpeada por la delincuencia. Encontrar una respuesta no es fácil, primero, hay que resguardar legalmente los datos personales, como el número de celular de cada salvadoreño, segundo, hay que sentarse a pensar en cómo la tecnología puede ser aliada de la justicia. Las persona común y las instituciones públicas y privadas usan las TICS (tecnologías de la Información) para estar en contacto rápido, negocios, diversión o como desestresante, dígase facebook, youtube, etc.

Agreguemos que la mayoría de móviles ya son usados con Internet (pero aún es un servicio lento), y muchas personas ya ni encienden sus laptops o PC de escritorio para navegar, pasan días y hasta semanas apagados. Desde el móvil se habla, se navega, se chatea, se toman fotos, se graban videos, se hace de todo, es la computadora de bolsillo más usada y lo será siempre hasta que aparezcan tecnologías que andarán unidas al cuerpo humano todo el tiempo.

Si "todo el  mundo" tiene ya un móvil en sus manos y no se lo despega casi nunca, hay que aprovechar ese hecho que no creemos vaya a cambiar, entonces, además de servir de diversión y comunicación, el Estado debe de utilizarlo para otros fines en beneficio de la comunidad y como denuncia ciudadana.

En la actualidad en materia penal se admite ya la prueba electrónica, como una foto o video tomado desde un móvil que capte hechos irregulares, podría ser validado en un juicio penal con el debido resguardo de los datos personales del ciudadano denunciante. Muchos videos zurcan la red tomados desde un balcón o ventana en altas horas de la noche y se pueden observar personas cometiendo muchos hechos.

Un problema a resolver es cómo lograr que un ciudadano se sienta seguro de dar aviso a las autoridades de un delito de forma electrónica, si sus datos sabe que no estaràn seguros. Es difícil pero no imposible mantener en resguardo esa información, pero tenemos que actuar, sentarnos y pensar, para hallar una forma de mantener a salvo toda información relacionada con las denuncias o la vida privada de los ciudadnos. Si un video o foto son claros ,  y no hay duda alguna de su perpetrador, entonces, ¿que razón hay para hacer desfilar al denunciante en un juicio penal?, que desfile la prueba electrónica.

La videovigilancia pueda ser a respuesta, ya que se podría prescindir de un denunciante físico, al ser la propia cámara el testigo fiel que captará todo y que luego desfilará en juicio. Recientemente se publicó en la Web una noticia sobre asesinatos de personas que utilizaron las redes sociales para denunciar delitos, lo que es lamentable. Algo falló. La pérdida de valores humanos en la sociedad, el desinterés en la religión para acercarse a DIOS, y la ambición, hace que sucedan estas cosas.

Pero las TIC's  pueden servir para muchas cosas más, como informar el estado del tiempo, peligros inminentes, accidentes o denunciar violencia intrafamiliar o robos, es decir, que el ciudadano esté conectado con las autoridades públicas o municipales para recibir beneficios o denunciar hechos. Asimismo, puede utilizarse el teléfono para la educación a distancia o para que los educadores estén conectados con los padres, e informarles notas, comportamientos, reuniones, etc. El pago de impuestos en línea es un buen servicio, pero que beneficia en primer momento al propio Estado, no al ciudadano, a quien sólo le facilitan las cosas. Existen una infinidad de cosas que pueden hacerse con el teléfono móvil o celular en la era moderna que vivimos. Es cuestión de sentarse a pensar y luego surgirán las ideas, pero que esas ideas estén libres de lucro, más bien, llenas de bienestar común.

Desde compradores y vendedores de bases de datos de todo tipo, como de tarjetahabientes del sistema financiero de El Salvador, pueden encontrase fácilmente en la red (imagen proporcionada gracias a un cibernauta), hasta pandillas que usan las redes sociales para comunicarse, representan retos importantes a vencer, que sólo mediante leyes que castiguen esos hechos podrán superarse.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Promueven Ley de Burós de Crédito, pero la ilegalidad continúa.

Este día se publica una lista de personas en El Diario de Hoy de una División Jurídica, que no es más que un cobro abusivo, donde aparecen sus nombres y sus Números de Identificación Tributaria -NIT-, único para cada ciudadano, haciéndoles un llamado para solventar asuntos pendientes., para lo cual deben de presentarse en las oficinas ubicadas en el Condominio Guadalupe de esta ciudad de San Salvador.

Esto resulta irónico en contraposición con lo publicado el día 4 de septiembre pasado, en ese mismo periódico, donde la periodista Karen Molina realizó un reportaje sobre la pronta ley de burós de crédito que la Asamblea Legislativa (AL)  quiere aprobar, dando acceso a los ciudadanos a su registro crediticio de forma mas transparenete, pero con esta publicación queda demostrado que dicha ley podría ser ineficaz, ya que estas empresas siempre seguirán manipulando arbitrariamente los datos personales de los salvadoreños, que de una u otra forma, han caído en retraso en sus pagos. Aparte del Documento Único de Identidad que siempre han venido publicando, ahora es el NIT, más tarde será la foto de cada ciudadano y luego aparecerá toda su familia, su  imagen de su perfil en facebook o algo por el estilo.

Estas actuaciones privadas violatorias del derecho fundamental a la protección de datos o autodeterminación informativa, como una manifestación del derecho a la intimidad personal del Art. 2 de la Constitución de la República, según la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, son las que no son reguladas casi nunca en las leyes relacionadas con las empresas que recopilan, manejan y venden los registros crediticios de los salvadoreños, entendiendo entonces la razón por las cuales sólo son llamados a las Comisiones de la AL personas vinculadas de alguna u otra forma a dichas empresas como DICOM, TRANSUNION, o de la Asociación de Bancos (ABANSA) o la SSF, sin escuchar casos de ciudadanos comunes que son afectados por abusos de esas empresas privadas con la paciencia que les tiene la Superintendencia del Sistema Financiero, es así que las leyes de esa materia nunca afectan directamente a tales empresas, y escuchamos a diputados de la AL decir que ellos sacan leyes para las empresas y no para los que caen en mora por quedarse sin trabajo, lo cual deslegitima cualquier norma sólo a favor de los grandes capitales.

Pensemos en qué se podría hacer con la variedad de datos que publica la noticia, pues digamos que me encuentro la billetera perdida de alguno de ellos y deseo comprar con su tarjeta de crédito o débito que encontré  dentro de la misma, y  al tener conocimiento del NIT, sé cual es su fecha de nacimiento, que está dentro de ese número, con eso, ya me valido por teléfono como el propietario real y se procesa la petición de pago de productos o servicios en línea, con destino local o internacional, y para hacerlo peor, lo hago desde un cibercafé público donde no me piden nada para usar una terminal informática.

Siendo así, ahí radica la violación de la privacidad al revelar más datos de los necesarios públicamente, aún si sólo es el nombre, ya es violatorio, ahora se agrega el DUI y el NIT y se afecta más la privacidad personal, sin embargo, eso no es ilegal para los acreedores, lo que va en contra de sus intereses, sí sería ilegal. El derecho a la protección de datos es fundamental ha dejado sentado la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, en su último análisis en la materia: el caso INDATA vs INFORNET, Amparo Colectivo 934-2007.

martes, 6 de septiembre de 2011

Nueva ley de burós promete más acceso a récord crediticio


El Diario de Hoy, KAREN MOLINA. Domingo, 4 de Septiembre de 2011


A partir del 25 de octubre, los ciudadanos podrán solicitar su récord crediticio y verificar que los buró de crédito hayan actualizado su información sobre los préstamos adquiridos

En menos de dos meses entrará en vigencia una nueva ley que regulará a los burós de crédito que manejan el historial crediticio de todos los salvadoreños.

La ley promete un mayor acceso al récord crediticio a través de agencias de consulta gratuita en la que los clientes de cualquier banco, casa comercial o tiendas por departamento, entre otros, podrán verificar su historial ante negocios o bancos.

Antes de esta ley, decenas de personas se quejaban que, a pesar de haber cancelado un préstamo, seguían en la lista de morosos y no podían acceder a un nuevo préstamo con alguna entidad financiera.

Otros aseguraban que su información era entregada a otras compañías sin ninguna autorización.

Sin embargo, esta herramienta legal supone un uso adecuado de los datos, su confidencialidad y su manejo actualizado por lo que los burós tendrán que ser más minuciosos y reservados con los datos personales de los clientes del sistema bancario.

Juan Carlos Lima, gerente general de Equifax (antes Dicom) dijo que en los próximos días habilitarán al menos cinco agencias de consulta en todo el país con el fin de acercar a las personas su información crediticia.

Mauricio Ramos, gerente del nuevo buró de crédito TransUnion, también aseguró que en los próximos días abrirán una oficina para que las personas puedan consultar sus datos de una forma gratuita y posteriormente irán abriendo otras agencias en todo el país.

El diputado de Cambio Democrático, Douglas Avilés, dijo que es urgente que la nueva ley sea aplicada lo antes posible pues con ello se facilitará un mayor acceso al crédito de muchas personas y logrará resolver quejas que por años han mantenido personas que se han mostrado ofendidas por el manejo de su información personal.

"Es un beneficio para los ciudadanos. El que tiene un buen historial crediticio, el que ha cumplido con todas sus obligaciones, debería tener todas las facilidades para salir adelante y progresar", dijo por su parte el diputado del partido ARENA, Enrique Valdés.

¿QUÉ ES UN BURÓ DE CRÉDITO?

Muchos no saben que un buró de crédito es una empresa que recibe la información crediticia de todos los bancos o almacenes que otorgan algún tipo de préstamo, la almacena y la divulga a su cliente cuando ésta lo solicita.

Al comprar una refrigeradora, un vehículo o solicitar un crédito hipotecario con uno de los clientes de estos buró, usted queda incluido automáticamente en sus bases de datos.

Si paga a tiempo, el buró de crédito indica que es puntual al honrar su deuda, pero si usted no paga y cae en mora, el buró de crédito también lo registra.

Estas bases de datos son el parámetro que utilizan todos los bancos y casas de electrodomésticos u otras entidades financieras para avalar o negar un crédito a una persona.

Sin embargo estas empresas han sido criticadas constantemente por muchos salvadoreños que alguna vez cayeron en mora y que, a pesar de solventar sus compromisos, aparecen en la base de datos como morosos.

"Eso le niega el crédito a una persona que quiere superarse", dice el diputado Avilés, que impulsó la ley de historial crediticio en la Asamblea Legislativa.

Además, ha persistido la queja de que los datos personales han sido vendidos a terceros indiscriminadamente y no hay ningún control sobre la privacidad de las personas.

Boris Solórzano es un abogado que llegó hasta la última instancia legal por sentirse ofendido por una de estas empresas.

Después de dos años de haber cancelado un préstamo con mora, Solórzano no pudo acceder a uno nuevo ya que uno de los buró de crédito aún lo reportaba como deudor.

Su pleito fue hasta la Corte Suprema de Justicia, que después de analizar este caso, sentó las bases para una jurisprudencia en la que se respetara la intimidad de una persona a través de sus datos.

A partir de ahí Solórzano asegura que los buró han tratado de ser más responsables con la información de los ciudadanos, pero asegura que no es suficiente.

La Defensoría del Consumidor, que según la ley, es la entidad que deberá recibir las denuncias de un mal manejo de datos no tiene suficientes herramientas para enfrentar a estas empresas, dice Solórzano.

Los burós serán auditados por la Superintendencia del sistema Financiero que deberá verificar que los datos que manejan no sean alterados y se actualicen con tiempo.

Solórzano se queja de que la ley está pensada sólo para las empresas que los contratan. "Se piensa en las garantías que buscan los bancos para que la gente le pague, pero ¿y la gente?, se pregunta. Para él, la ley debe estar pensada también en los ciudadanos y la protección de sus datos.

Pero el diputado Valdés, dijo que la ley no está para defender a un ciudadano que no cumpla con sus responsabilidades, sino más bien, para permitir que más personas tengan acceso a un crédito a través de la información que puedan dar estas empresas.

Según las estadísticas de Equifax, el 95% de las personas que están en su base de datos registra datos positivos o son buena paga.